¿Será que el Mal está triunfando?

En una de esas sesiones que son muy profundas, un paciente me preguntó ¿Será que el Mal está triunfando en el mundo?. Déjenme explicar un poco el contexto de esta pregunta, que me dejó pensando mucho después de esa hora que compartimos.

Dentro del material que surge en la clínica con el trabajo transpersonal, existe un trabajo muy profundo que es ayudar a sanar a los arquetipos. Estas figuras inconscientes que se constelan de forma negativa por trauma, pueden tener mucho poder sobre la persona, causando mucho daño. Si bien forman parte del Centro de cada persona, funcionan como si fueran separados, muchas veces actuando en contra de la persona misma, causando actitudes autodestructivas y re traumatizando constantemente. En una lucha contra una arquetipo personal, no se puede ganar, porque es una lucha contra sí mismo, contra una parte del propio ser que esta excesivamente dañada. La única forma de resolver un conflicto de este tipo es sanar, sanar, sanar. Idealmente el arquetipo también sana y puede integrarse a la persona completa, ya en luz y aportando una gran gama de cualidades.

Pues en este caso estábamos trabajando con un arquetipo que prefiero no nombrar para no alborotarlo en quienes puedan tenerlo por allí haciendo estragos. Si puedo decir que es uno de los arquetipos más oscuros que he visto y que menos mal ya había trabajado en mi un tiempo antes. Menos mal, porque de no tenerlo un poco sanado en mi, probablemente hubiera salido a bailar de mi lado a media consulta, lo que no ayuda para nada. Después de darse cuenta de mucho del daño que este personaje estaba haciendo, a si mismo y a otros, vino la inevitable desesperanza, y por supuesto la culpa que tanto somos expertos en fomentar. Entonces se asomó esta pregunta, pensando en que evidentemente este arquetipo está activo de forma tan oscura en tantísimos de nosotros, ¿Será que el Mal está triunfando en el mundo? ¿Será que no hay nada que podamos hacer realmente y cuando tratamos de hacer el bien, el Mal nos aplasta y toma fuerza?

La respuesta a esta pregunta, si es que la hay, podría llevar a un debate interminable. Seguramente hay muchas opiniones al respecto y muchas contradicciones. Probablemente sea más fácil responder que si, que no importa qué hagamos, siempre va a haber Mal en el mundo, tal vez más incluso que bondad y amor, entonces es mejor quedarnos en nuestro rincón porque al menos allí estamos medio protegidos. Esto asumiendo que el Mal está afuera y si no tomamos en cuenta nuestros propios demonios. Sin embargo allí están, resulta ser que están muy presentes haciéndonos volver a lo que no hemos resuelto, una y otra vez, aunque nos escondamos en el fin del mundo.

Pero no, esa no fue la respuesta que me salió en ese momento. Mi respuesta fue un rotundo no, no creo que el Mal esté triunfando en el mundo. Creo que trabajar en el Bien es como entrar a un sótano sucio, viejo y oscuro con una linterna. Vas a alumbrar con tu linterna y vas a encontrar insectos, suciedad, cosas que ya no sirven. Te das cuenta que toca limpiarlo y por supuesto, encontrarse con ratas y cucarachas no va a ser agradable, al rato hasta se defienden porque les estas moviendo sus cosas, pero es la única manera de limpiar. Si por no ver todo eso horrible, solo cierras la puerta y haces como que no hay nada que hacer, toda esa suciedad se queda allí abajo de tu casa. Entonces, si vas a limpiar, si vas a sanar, si vas a realmente trabajar en la luz, te vas a encontrar con suciedad, cosas feas y desagradables, dolorosas, oscuras… Tal vez entonces es el Bien el que está triunfando, por eso el Mal es ahora más evidente y está defendiendo su territorio, o incluso queriendo abarcar más.

Debemos seguir permitiendo que el amor triunfe, que la bondad gane, que la compasión se contagie. Debemos seguir deseando el bien, ayudando a otros y sanando nosotros mismos. Un evento terrible parece borrar toda la belleza de un manotazo, pero es toda esa belleza la que nos permite volvernos a levantar, seguir adelante, volver a creer, volver a ver con ojos de amor. Eventualmente todo pasa si lo permitimos, si lo ayudamos a que pase, si no lo  dejamos guardado en el sótano dejando que crezca cuando no estamos viendo. el Mal y el Bien están y viven en cada uno de nosotros, dependen de cada uno de nosotros, es nuestra decisión a quien alimentamos…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s